Los bebitos emiten diversos sonidos, tanto al estar despiertos como dormidos, los cuales son normales y esperables.
Podemos citar un sonido similar a un ronquido, aunque es importante aclarar que no son ronquidos verdaderos, y se dá cuando duermen.

También los estornudos son frecuentes en muchos recién nacidos sin que esto signifique que están resfriados. Se producen generalmente frente a una luz intensa.

Al inspirar suelen hacer un ruido fuerte debido al tamaño pequeño del tabique nasal.
El hipo también es muy frecuente en los bebitos, muchas veces despúes de comer.
También suele desaparecer con el correr de los meses.