Se llama entrevista prenatal a la consulta que podemos hacer con un pediatra antes del nacimiento del bebé.

Poder elegir cual va a ser el médico que atienda a nuestro hijo de manera anticipada al parto puede resultar de lo más beneficioso.

Por un lado, tener la oportunidad de conocer al profesional con anticipación, permite que podamos elegir. Sucede que muchas veces pedimos recomendados a amigas o familia algún pediatra, y a quien le pudo resultar bárbaro puede no ser de la misma manera para nosotros.

No es poca cosa sentirnos a gusto, tranquilas y con confianza plena en quien va a estar a cargo de controlar la salud de nuestro bebito ni bien nazca.

Por eso, en el tercer trimestre es ideal contactarnos con el/la pediatra y ver si nos resulta o consultar con otros.

Uno de los temas a tratar en la consulta es averiguar sobre las urgencias y los fines de semana. Si tenemos como contactarlo, si va de visita a domicilio o tenemos que ir directamente a la guardia.

Sacarnos dudas que toda mamá a punto de parir tiene, como primeros momentos de vida del bebé, vacunas, lactancia, limpieza del cordón, cambios de pañales etc.

Para el pediatra puede ser de utilidad también conocer acerca de tu embarazo, la salud general tuya y de tu pareja, de esta manera puede contar con herramientas para anticipar cualquier complicación que pueda surgir.

Estar charlando tranquilamente con el profesional sin la presencia del bebé nos permite estar más relajadas y concentradas en la entrevista.

Por todos los motivos expuestos siempre que puedas tratá de tener una consulta previa con el pediatra de tu bebé.