En Francia está muy cercana a aprobar una ley para prohibir a los padres a infligir castigos corporales a sus hijos.

Suecia, fue el primer país en el mundo que en  1979 aprobó esta ley. Hoy día ya hay 54 países en el mundo es un delito provocar un castigo corporal a un niño

Según una fundación especializada en la infancia un 85% de los padres franceses recurren a los chirlos como fin ¨educativo¨.

Estar atentos a este tipo de noticias nos lleva a reflexionar sobre el tema para poner en tapete la importancia de la comunicación y el diálogo familiar y por otro lado ponernos a pensar en el lugar del niño y no ponderarnos como adultos en un lugar de poder y todopoderoso.