Sin duda practicar deportes es muy positivo. Y si comenzamos desde chicos, mejor aún.

Ayuda en la sociabilización, en la capacidad de ponerse en el lugar de otro, fomenta la solidaridad y el compañerismo y además es muy divertido!

Pero no nos podemos olvidar lo saludable que resulta hacer actividad física.

Un estudio realizado en Inglaterra llegó a la conclusión que  la práctica de algún deporte a comienzo de la adolescencia resultaria un muy buen medio preventivo, ya que reduce el riesgo de desarrollar diabetes.

La diabetes es una enfermedad que se caracteriza por la presencia de valores altos de azúcar en sangre, siendo crónica y que lleva al paciente a tener controles y cuidados en su alimentación.