No es un momento especial cuando el bebé comienza con sus primeras papillas?
Entre los 5 a 6 meses, ya el bebito puede mantenerse erguido, sentarse comenzamos con la alimentación complementaria.
El bebé empieza a sentir interés por la comida. Si lo sentamos en la mesa familiar, observará con atención a sus hermanos o papás como comen.
Es importante que tenga una cuchara flexible, redondeada para que pueda alimentarse con comodidad.
Mucha paciencia tenemos que tener en esta etapa. Puede no gustarle lo que le ofrecemos y escupirla con facilidad. Manipular  la comida con sus manitos puede ser otra opción en la relación que al comienzo establece el bebé con la comida. Dejemosle que se ensucie, un buen babero puede ser un gran aliado.
No le ofrezcamos muchos alimentos, uno por vez y espaciadamente. Los primeros pueden ser un yogurt, un puré de zanahorias, zapallo, algún puré de fruta como bananas o manzanas.
Las verduras y frutas deben ser bien lavadas. En el caso de las verduras, hervidas y sin agregarle sal.Hay pediatras que sugieren agregarle queso rallado a los purés. Para darle sabor y por ser muy nutritivo.
Más adelante, cuando empiece a comer carne, recordá que debe ser muy cocida y cortada muy pequeña.
Y sin dejar de lado la lactancia materna ya que es por eso que recibe el nombre de alimentación complementaria, es decir complemento de la leche de su mamá.

Y mirá que lindos los baberos para comer y que sea todo un disfrute!