Se calcula que solamente 1 de cada 5 chicos y adolescentes practica algún tipo de deporte.

Es vital que se promueva la importancia de la actividad deportiva, acercándolos desde la escuela, para evitar consecuencias en la salud, que traen consigo la obesidad y el sobrepeso.

En la adolescencia el porcentaje es muy alto de sedentarismo.

Según especialistas los niños y adolescentes deberian tener una hora diaria de algún tipo de actividad física, de intensidad moderada o vigorosa, para lo cual es fundamental el aporte de la escuela.

Lo más conveniente seria también la posibilidad de la práctica deportiva en cualquier ámbito por fuera del escolar, desde en la plaza o club del barrio, como momento de esparcimiento, interacción con otros pares y el entrenamiento en el deporte que le guste.

La directora nacional de Maternidad, Infancia y Adolescencia, Diana Fariña, sostuvo que “la actividad física reporta beneficios fundamentales para la salud de niñas, niños y adolescentes y se asocia con una mejor aptitud física, un peso adecuado, un perfil de riesgo favorable para prevenir enfermedades cardiovasculares y metabólicas, una mejor salud ósea y un mejor estado anímico”, dijo y añadió “los individuos con niveles más altos de actividad física tienen una menor prevalencia de trastornos emocionales y psicológicos. Aún aquellos niños con problemas crónicos de salud (como sobrepeso, obesidad, hipertensión arterial o diabetes, entre otras) también se benefician con la inclusión de actividad física como parte del tratamiento y resulta fundamental que la practiquen”.

Fuente: argentina.gob.ar