Si tu hijo va a comenzar a practicar algún deporte es conveniente hacerle un chequeo previo para evaluar su estado cardiológico.

Por un lado nunca viene mal una consulta con el pediatra quien hará una primera evaluación del chiquito.

Conocer los antecedentes familiares y también los antecedentes personales del niño. Desde falta de aire, cansancio excesivo o cualquier signo que pueda llamarnos la atención.

Una exploración física del niño y despúes los estudios específicos que el médico crea conveniente que van desde el más elemental como el electrocardiograma, pasando por un ecocardiograma y una prueba de esfuerzo (ergometría)

Siempre todas las dudas despejalas con un profesional de la salud que te va a dar las respuestas necesarias ante tus dudas.