El baño del bebé puede ser un agradable momento para estar con el bebito.
Al principio puede dar un poco de nervios, principalmente cuando es el primer hijo y nos dá cierto temor no saber agarrarlo bien. También puede pasar que al bebé no le gusta que lo bañen y se ponga a llorar, esta situación va a cambiar cuando el bebito comience a familiarizarse con el hábito.
Antes de comenzar a bañarlo, tené todo lo que precisás a mano. Jabón neutro, esponja, champú para bebés, toallón con capucha, fundamental!, ropa, pañales.
El lugar elegido para bañarlo debe estar a temperatura agradable, por favor nada de corriente de aire.
La bañera debe estar limpia y con agua a 35 a 37 grados. Son muy prácticos los termómetros de agua para ese fin.
Sostené con el brazo derecho al niño de manera que la cara interna de tu codo sostenga su cabeza. Con la otra mano lo va lavando, primero la cabeza y luego el resto del cuerpo.
Mientras lo bañás, cantale, sonreile o simplemente hablale. El bebito se relajará mucho.
Nunca ni por nada dejes al bebito solo, aunque suene el teléfono o toquen el timbre de tu casa.
Envolvelo en el tallón con capucha, secalo delicadamente.

En Aram Bebés vas a encontrar toallones con capucha ideales para el bebé.