Alrededor de los seis meses, a veces antes a veces despúes, comienzan a aparecerle a los bebitos sus primeros dientes, llamados de leche. Los primeros son los incisivos medios inferiores.
Los síntomas de dentición son encías rojas e inflamadas,irritabilidad y babeo más frecuente. Para esta etapa, los mordillos pueden ser un práctico producto para calmar al bebé.
A medida que van apariciendo los restantes dientes, es importante que se comience a higienizarlos. Al comienzo no es necesario el uso de pasta de dientes para la limpieza.
Los dientes de leche deben ser cuidados, ya que no solo son importantes para que el niño mastique bien, también tienen relación con el lenguaje y la buena pronunciación. Por otro lado guardan espacio para los dientes permanentes y que estos salgan saludables.
Entre los dos años y medio a tres años, es un buen momento para visitar al odontólogo y comenzar con la rutina de controles que tanto niño como adultos debemos tener.