Te pasamos algunos consejitos en cuanto a la alimentación si estás embarazada.

Tanto las verduras como las frutas deben estar muy bien lavadas.

Tené mucha atención en el vencimiento de lácteos y consumí sólo los que estén  pasteurizados.

Reducí el consumo de sal como también el de café. No es que no podés tomar, pero sin excesos.

Todos los alimentos deben estar muy bien cocidos. La cocción garantiza que no hay bacterias en los alimentos.

No olvides del buen lavado de manos, antes y despúes de cocinar.

Y por último siempre ante cualquier duda consultalo con tu médico.