Un nuevo estudio realizado por pediatras argentinos y uruguayos, han llegado a la conclusión de la importancia que los bebés duerman boca arriba para evitar el Síndrome Muerte Súbita.
Además es fundamental evitar el colecho (que los bebitos duerman con sus padres) y el tabaquismo materno.

Por otro lado también hay que recalcar la importancia de los controles durante el embarazo, promover la lactancia materna, el uso del chupete y dormir en la misma habitación que los papás son medidas a tener en cuenta para que los bebitos no tengan este síndrome.

No es necesario ponerles almohadas, a la hora de dormir, a los más chiquitos. Es otra forma de protección como las antes nombradas.

Fuente: Diario La Nación, Lunes 22 Junio 2015.